Tarta de queso japonesa con Thermomix®

#Postres y dulces 04 febrero 2018

Una receta que triunfa por las redes sociales, ya tenía ganas de hacerla y después de ver varias páginas he probado dándole mi toque personal y el resultado a sido exquisito, ligero y esponjoso.



Ingredientes:



  • 6 huevos grandes

  • 250 g de queso para untar

  • 50 g de mantequilla a temperatura ambiente

  • 100 g leche

  • 60 g de harina de repostería

  • 20 g de Maicena

  • 1 cucharada de zumo de limón

  • Una pizca de sal

  • 130 g de azúcar

  • Azúcar glas para adornar


Preparación:



  1. Elegir dos moldes para cocer el pastel al baño María, uno para poner el agua y otro para cocer el pastel. Yo he usado uno de corona y otro más grande redondo, donde he puesto el agua. Untar bien el molde del pastel con mantequilla. Precalentar el horno a 160º.

  2. Poner el azúcar en el vaso y pulverizar 10 segundos en velocidad 7-10. Reservar.

  3. Separar las claras de las yemas. Colocar la mariposa en las cuchillas y verter  las claras, montar a velocidad 3 y 1/2, sin tiempo (aproximadamente 7 minutos, depende de lo frías que estén las claras) e ir agregando el azúcar glas. Vigilar por el bocal hasta que estén bien firmes. Sacar del vaso y reservar.

  4. Sin lavar el vaso y con la mariposa en su posición, introducir el queso crema, la mantequilla, la leche y batir 30 segundos  en velocidad 3 y 1/2.

  5. Tamizar y añadir la harina y la Maicena,  las yemas, zumo de limón,  la sal y batir 30 segundos en  velocidad 3. Remover bien con la espátula, bajando los restos pegados en las paredes y volver a programar 30 segundos en velocidad 3.

  6. Añadir las claras montadas y mezclar 30 segundos en velocidad 2. Acabar de mezclar con la espátula  con movimientos envolventes para evitar que se bajen las claras.

  7. Volcar en el molde reservado y hornear al baño María unos 50 minutos a 160ºC. Antes de sacar del horno comprobar si está cuajado por el centro pinchando con un palillo, de no se así, dejar unos minutos más.

  8. Apagamos el horno y dejamos el pastel dentro, unos 10 minutos, con la puerta entreabierta.

  9. Después sacar, pero no desmoldar hasta que esté tibia. Esto se hace para evitar que con el contraste de temperatura, el pastel no se cuartee, y no se baje en exceso. Pero no os preocupéis tampoco si se baja un poco. Los pasteles de queso, en el horno suben mucho y muy deprisa, pero después suelen bajar un poquito, es totalmente normal.

  10. Después dejar enfriar completamente sobre una rejilla, si lo dejáis boca abajo, quedará marcada la rejilla y meter en el frigorífico hasta el momento de servir. 


Se puede acompañar con mermelada de frutos rojos, sirope de chocolate o simplemente con azúcar glas.


Si no se tiene horno se puede hacer en el varoma!!


Caramelizar el molde de silicona e introducir la mezcla, tapar con papel de aluminio y colocar en el recipiente varoma. Poner en el vaso 800 gr. de agua y  programar 60 minutos a temperatura varoma y velocidad 2.