Barritas de cereales energéticas caseras con Thermomix®

#Dietas especiales 28 mayo 2020


Todos conocemos las barritas energéticas hechas con cereales y sabemos que las venden en supermercados como un alimento saludable pero que en realidad son una bomba de calorías. El problema de las barritas de supermercado no es tanto las calorías, sino la composición: Este es un ejemplo de los ingredientes que contienen:


Copos de trigo integral y arroz 47% (trigo 15%), azúcar, gluten de trigo, malta de cebada, harina de trigo, leche desnatada en polvo, sal, germen de trigo, emulgente (mono y diglicéridos de ácidos grasos), jarabe de glucosa, arándanos desecados 9% (azúcar, arándanos [36%], aceite de girasol), humectantes (glicerina, sorbitol), azúcar, grasa vegetal de palma y palmiste, dextrosa, maltodextrina, jarabe de azúcar invertido, sal, corrector de la acidez (ácido cítrico), aroma, emulgente (lecitina de soja), antioxidantes (tocoferoles, gelato de propilo, palmitato de ascorbito).


La mitad de estos ingredientes son distintas formas de azúcar. Este alimento simplemente NO es saludable. Pero ¿qué contienen una auténticas barritas hechas en casa? una combinación de los frutos secos más nutritivos juntos con semillas y otros superalimentos, sin azúcar añadida y con una composición y una textura estudiadas para que resulten perfectas. Solemos fijarnos principalmente en las calorías que contiene un alimento, sin embargo hay algunos alimentos hipercalóricos que ayudan a controlar el peso. Y hablo de peso porque tenemos que conocer lo que comemos nosotras pero también lo que damos de comer a nuestros hijos, que son las principales víctimas de la obesidad. Cuando elegimos su desayuno ¿lo hacemos por comodidad?¿por lo más rápido?¿lo que mejor se comen? Hay opciones que lo tienen todo: una pieza de bollería industrial envasada individualmente es cómodo, rápido, barato, éxito asegurado. Solo tiene un fallo, que lo mejor que le puede pasar es que se le caiga o lo tire a la papelera, porque es basura. ¿Qué opciones tenemos para un desayuno que les de energía y los mantenga saciados toda la mañana pero que sea saludable? Yo os lo voy a decir, las barritas energéticas caseras. Son una bomba de calorías, no os lo voy a negar, pero aquí quiero volver al tema de las calorías. Os comentaba que existen alimentos hipercalóricos que ayudan a controlar el peso. Algunos ejemplos son: frutos secos, aguacate Si miramos una etiqueta nutricional y solo leemos las calorías, podemos llegar a pensar que una palmera “light” (si es que eso existe) puede ser mejor opción que el mismo peso en nueces, ya que las nueces tienen más calorías (654 calorías x 100g) Error!!! Las nueces tienen calorías porque en su composición tienen ácidos grasos que mantienen a raya el colesterol malo y aumentan el bueno, tienen ácidos grasos omega 3 que reducen enfermedades inflamatorias y los ácidos grasos omega 6 que reducen los síntomas de la menopausia. Aportan fósforo, magnesio, ácido fólico, muchas vitaminas y retrasa el deterioro cognitivo. La bollería industrial contiene azúcares simples y refinados que sobrecargan el hígado, descalcifica los huesos y puede derivar diabetes con el tiempo, grasas saturadas y trans, de las que suben el colesterol y son terribles para las enfermedades cardiovasculares, aparte de que provocan celulitis. La diferencia es que las nueces te van a saciar porque tienen fibra. Su absorción es lenta. La palmera te va a saciar durante muy poco tiempo y el efecto rebote será peor: en poco tiempo volverás a tener hambre. En el caso de los niños la subida de azúcar le provocará de forma inmediata nerviosismo. Las calorías que se acompañan de fibra, nos sacian y esto significa que al escoger este alimento evitamos otro tipo de ingestas de alimentos ultraprocesados hiperpalatables.


Hay una máxima que dice que si un alimento no tiene etiqueta, es bueno para tu cesta. Comprando verduras, frutas, pescado, carne, frutos secos o legumbres no te la juegas. La segunda es que si tienes dudas de si es saludable o no, ya es un buen indicador para no comprarlo. Cuando cojo un producto, leo los ingredientes y no entiendo nada, malo", advierte. Es decir, ni "light", ni "fitness", ni "bajo en azúcares", ni otro tipo de reclamos similares deberían ser una referencia a la hora de hacer la compra. Además, ante estos mensajes tan llamativos y "ante la búsqueda continua del elixir de la eterna juventud" por parte del consumidor, se produce lo que se conoce como efecto halo, un sesgo cognitivo que hace que acabemos consumiendo más este tipo de productos insanos. "Te venden alimentos 'bajos en calorías' o 'sin azúcares añadidos', y el consumidor, al creer que es más sano, consume más cantidad de la que probablemente hubiera consumido en un principio". No le tengamos miedo a las barritas. Si la alternativa es que nos vamos a comer una pieza de fruta entonces adelante, ya que la barrita tiene cierto procesado, pero si la alternativa va a ser bollería industrial, lácteos de azucarados, pan blanco con embutidos cargados de grasa y sal, entonces las barritas son mejor alternativa. Las barritas energéticas no son un invento de ahora, como dice Miriam del blog El invitado de Invierno, son la versión moderna del pan de higo, que se elabora con higo, almendra, nueces y anís. Se puede dejar reposar 3 días o hornear para resecar.


No le tengamos miedo a la bomba calórica. Tenedle miedo a estas otras bombas calóricas:


Donut de chocolate: 452 kcal


Croissant: 500 kcal


Batido helado con nata: 650 kcal


Bollicao de 77 g: 296 kcal


Palmera de kínder (100g): 505 kcal.


Estas bombas deterioran nuestra salud, nuestro cuerpo, nuestro humor, nos mantienen cansados, nos pican los dientes, nos estropean la piel, los huesos…. Salvo que están muy ricos, no hay nada bueno en ellos. Si disfrutamos de los sabores de esta combinación de alimentos excelentes, los beneficios que obtendremos no se pueden escribir en todos estos folios. Es más incómodo, más caro, más complicado… si. Pero si sois de las no se os pasa por la cabeza abrir una lata de fabada para comer, sino que cada día preparamos la comida porque nos merece la pena.... Pues hagamos igual con los desayunos. 


Ingredientes:


30 g de semillas de lino


150 g de dátiles sin hueso


150 g de orejones de albaricoque


100 g de nueces en mitades


100 g de almendras tostadas sin sal


50 g de harina de arroz


40 g de copos de avena


1 pellizco de sal


½ cucharadita de levadura química en polvo


½ cucharadita de bicarbonato


60 g de jarabe de arce o miel


1 cucharadita de vainilla líquida


1 huevo


Preparación


Preparamos un molde de aproximadamente 20x30 cm con 2 tiras de papel de hornear cruzadas y encendemos el horno a 180 grados.


Pesamos 30 g de semillas de lino y pulverizamos 10 seg/vel 10.


Añadimos en el vaso los dátiles y los orejones y los picamos durante 10 seg/vel 6.


Añadimos las nueces y las almendras y las picamos durante 10 seg/vel 5.


Incorporamos la harina de arroz, los copos de avena, la sal, la levadura, el bicarbonato, el jarabe de arce, la vainilla y el huevo y mezclamos 10 seg/vel 4. Ahora solo queda verter la mezcla en el molde preparado y, con una cuchara mojada, nivelar la superficie. Presionar bien para que quede compacta. Marcamos con un cuchillo el corte de las barritas (aprox. 5x10 cm).


Horneamos durante 25-30 minutos (180°C) o hasta que esté dorada la superficie. Retiramos del horno y las dejamos enfriar dentro del molde, luego se pueden cortar y conservar en un tarro hermético, tambien se pueden congelar envueltas individualmente.


Desmolde tirando del papel de hornear y termine de cortar las barritas. Sirva o conserve en un recipiente hermético o envueltas individualmente.